jun 26, 3 meses ago

El voto de Dalia Pérez

Salvador Muñoz / Los Políticos

La plática no es de candidata a reportero, sino más bien de amigos, viejos amigos que se cuentan sus historias; algunas cosas nos las sabemos pues no en balde estuvimos casi un año compartiendo la misma aula, los mismos maestros, los mismos compañeros y en varias ocasiones, la ida a la Ciudad de México como hasta el regreso a casa. Algunas vez, una Cumbre Tajín. Ella me cuenta su “Historia” plasmada en un CD del cumpleañero Mateo Aguilar Uscanga… una “Historia” narrada en 12 canciones. Yo le cuento igual parte de mi historia, de mis migrañas, fobias y demás, pero acordamos mejor platicar de la candidata del PRI-PVEM a diputada local por el distrito XI, Xalapa Rural, la que quiere escribir una memoria de un mes de intensa campaña por parte de la capital veracruzana.

II

Dalia Pérez Castañeda platica del enojo que percibe en este recorrido por el distrito de algunos ciudadanos así como también de esa enorme necesidad de la gente por ser escuchada y por qué no, apapachada. Incluso, nos cuenta de ese desencuentro que al final se convirtió en encuentro, entre una mujer que al ver el díptico que reparte, no tuvo empacho en decirle: “Ah, mira… no estás tan gorda… Ya me preguntaba yo, si está tan gorda, cuánto nos va a costar… pues come mucho”. Entre explicarle de que los funcionarios ya tienen un salario establecido y el prejuicio de la gordura, conoció la historia de esa mujer que hace 40 años llegó a Xalapa para cuidar a una madre enferma; que vivió su embarazo sabiendo de la infidelidad de su marido que al final la abandonó; un hijo que creció y encontró su destino en la Ciudad de México, y el temor a volver a empezar de esta señora que la hace resistirse a irse al Altiplano. “En realidad, su enojo no era si yo era gorda, flaca… ser diputada o no”. Al final, quedamos de tomarnos un café, y me despedí no sin antes recibir su último regaño: “Y bueno qué, ¿no me va a poner una lona?”

III

De acuerdo a cifras que encontró, Dalia Pérez nos cuenta que Xalapa es uno de los lugares donde vive el mayor número de personas, pero no por abandono, sino como una forma de decisión persona, así, tenemos a pensionados, adultos, incluso hasta matrimonios o novios que cada quien vive en su casa. No obstante ello, hay una necesidad de comunicarse, de platicar, de compartir por parte de estas personas… “se sostiene la premisa de que somos seres sociales, aunque hayamos perdido el entrenamiento para la convivencia, somos seres sociales…”; no obstante ello, durante la campaña, la candidata trató de ser muy cuidadosa de no invadir su espacio “pero había gente que me jalaba y abrazaba…”

–Un candidato bien podría escribir una novela…

–Es que voy a escribir una memoria de estos 30 días de campaña…

IV

Algo curioso se encontró Dalia Pérez en su trajinar por Xalapa: La gente de Xalapa es buena, es generosa, se organiza, busca soluciones y está, en su mayoría, ajena al ruido que se genera en las redes sociales. Vive una realidad distinta. Y si bien, la gente está desgastada de la política, lo está igual de los partidos, “no de alguno en particular”. Igual percibió el descontento de los ciudadanos por los chapulines que saltaron de un partido a otro y considera que la gente le da un valor agregado a quienes no se bajaron del barco cuando aparenta hundirse ante la dificultad; “la gente ya no ve a los partidos, ya ve a las personas…”

V

Sobre los 30 días de campaña para los diputados locales, dice que este lapso sería suficiente si hubiera más voluntad de los medios de comunicaciòn para compartir propuestas, de la mano de la gente que estuviera interesada en leer e informarse de ellas; “la realidad es que la gente, por estos días, aún no sabe que les van a dar 5 boletas, no saben sus opciones” y parte de ello, porque es imposible caminar más de 500 colonias o por distrito, unas 300. Le gustaría que el OPLE, en lugar de colocar spots, hiciera espacios de diálogos en paralelo, mesas de trabajo, en los diferentes medios. Por ello, a pocos días de que se dé la elección, sugiere al electorado que procure conocer a sus candidatos y candidatas, no sólo a la diputación local, sino al resto de las cinco boletas que van a elegir, “que se quiten los velos de los prejuicios de los partidos, y que hagan una radiografía de la persona a partir de su historia personal, su trayectoria, su experiencia”, y que voten, pero no enojados ni tristes, sino que voten en paz, “estando en paz, pues así se toman las mejores decisiones en la vida, y la circunstancia que vive Xalapa, el estado, el país, merece un conjunto de muy buenas decisiones”.

Por supuesto, después del primero de julio, este pasaje en la vida de Dalia Pérez, ha de sumarse a las historias que platicar entre amigos compartiendo un rico desayuno en otro momento, en otro espacio, en otro lugar.

PD La entrevista completa la puede leer aquí.

*La imagen es meramente ilustrativa

smcainito@gmail.com

  •  
  •  
  •  

Share "El voto de Dalia Pérez" via

No comments yet.

Leave a reply

More in La cosa pública
ago 5, 2 meses ago

Cegar las ventanas

Magno Garcimarrero Ochoa / Refritos Hace casi treinta años escribí este texto nostálgico ya entonces y quizá ahora anacrónico. Si los ojos son las ventanas del alma, las ventanas son los ojos de nuestras casas; a través de ellas se mira pasar e…

ago 5, 2 meses ago

La Nahle y los perdones (Huele a gas)

Gilberto Haaz Diez / Acertijos *De Víctor Hugo: “Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien”. Camelot Agosto camina muy rápido, ya vamos en el sexto día. Agosto es el octavo mes del año en el calendario grego…

ago 5, 2 meses ago

Panistas porteños, una calamidad para Veracruz

Álvaro Belin Andrade / Hora Libre En menos de dos años, los improvisados políticos traídos de la zona porteña por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares a su gabinete han sido una verdadera desgracia para Veracruz. Comenzando por el jefe máx…